MIAMI, FLORIDA, 5 de diciembre.- Como parte de las acciones planteadas por DACA para ejercer presión esta semana, siete “soñadores” y aliados iniciaron un ayuno en Miami que se prolongará hasta el fin de semana para pedir a congresistas por Florida que apoyen el “Dream Act”, mientras que otros 13 iniciarán su huelga de hambre el próximo miércoles en Los Ángeles.

María Angélica, beneficiaria de DACA, el estatus temporal que aprobó el expresidente Barack Obama en 2012 para 800.000 indocumentados y que podría quedar sin efecto el 5 de marzo de 2018 si el Congreso no aprueba una solución definitiva tras la decisión de Donald Trump de cancelarlo en esa fecha, dijo que ayuna por la “libertad y la dignidad de todos los seres humanos”.

Los jóvenes instan a llamar al senador Marco Rubio, y al representante Mario Díaz-Balart, ambos republicanos por Florida, para que se unan a sus colegas de partido en el estado, Ileana Ros-Lehtinen y Carlos Curbelo, en su decisión de no apoyar la ley de gasto a menos que se someta a consideración el “Dream Act”.

“Es una gran oportunidad de empujar nuestra ley”, declaró a Efe Erika Andiola, “soñadora” y activista que quiere legisladores demócratas y republicanos digan públicamente que están dispuestos a provocar el cierre del Gobierno.

En su opinión, se necesitan votos demócratas en ambas cámaras para aprobar la ley de gastos, a los que se suman una lista de más de 20 republicanos moderados que podrían inclinar la balanza a favor de los “soñadores”.

El “Dream Act” es un proyecto de ley que se presentó por primera vez en el Congreso en 2001 y que ha vuelto a introducirse varias veces desde entonces pero siempre sin éxito.

El senador demócrata por Illinois Richard Durbin, uno de los principales impulsores del nuevo “Dream Act”, declaró que él también ha instado a sus colegas a bloquear los fondos presupuestarios si no se resuelve la situación legal de los jóvenes indocumentados.

En su redacción actual, el proyecto de ley de gastos para el resto del año fiscal incluye 1.600 millones de dólares adicionales solicitados por Trump para la construcción del controvertido muro en la frontera con México y para contratar 500 guardias fronterizos extras, partidas a las que se oponen un buen número de demócratas, activistas y “soñadores”.

La presión llega además desde hoy a través de una campaña publicitaria en televisión que creó FWD.us, el grupo creado por líderes tecnológicos partidarios de una reforma migratoria y encabezados por el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, para destacar las historias de jóvenes que lograron estudiar y trabajar gracias a la protección de DACA.