Policías trabajan en la escena de un tiroteo en Tallahassee, Florida. (AP)
TALLAHASSEE, Florida, 2 de noviembre.- Dos personas murieron adicional el atacante. Otras cuatro resultaron heridas y se encuentran en estado crítico, según confirmó la policía de Tallahassee, capital de Florida.

Lo que sería una tranquila sesión de yoga se convirtió en un ataque mortal. Once personas estaban inscritas para la clase de las 5:30 p. m. (hora local) en el piso superior de un pequeño centro comercial de dos plantas, en Tallahassee. Una más había cancelado su asistencia horas antes.

Según la policía, poco después de comenzar la clase, un hombre irrumpió en el lugar, abrió fuego contra los asistentes y posteriormente se suicidó.

Alison Faris, portavoz de la ciudad, confirmó que el hombre murió como resultado de “una herida de bala autoinfligida”.

Durante una breve rueda de prensa, este viernes 2 de noviembre, el jefe de la policía de Tallahassee, Michael De Leo, dijo que cuatro personas se encuentran en condición crítica.

“Toda la evidencia indica que se trata del acto de una sola persona. Actualmente no hay amenaza inmediata en la zona”, agregó el jefe policial.

Las autoridades aún investigan los posibles motivos del ataque.

Alcalde de Tallahassee interrumpe su campaña electoral por el tiroteo

A raíz de la agresión, Andrew Gillum, alcalde de la capital de Florida y aspirante a la gobernación del estado, suspendió de forma temporal su campaña, de cara a las elecciones de medio término de este 6 de noviembre.

Gillum, que participó horas antes en un mitin en Miami con el expresidente Barack Obama, escribió en su cuenta de Twitter que está “profundamente agradecido por la rápida respuesta de las autoridades” y que “ningún acto de violencia armada es aceptable”.

Agregó que se encuentra en constante comunicación con la policía y que regresaría a Tallahassee para atender la situación de cerca.

Hasta el momento las autoridades no han revelado la identidad del agresor. Este hecho se produjo después de que el 27 de octubre de 2018, Robert Bowers, de 46 años, acabara con la vida de 11 personas, tras dispararles en un templo judío, en Pittsburgh, una de las principales ciudades de Pensilvania.

Con EFE y AP