Ginebra, Suiza, 3 de enero.- El Tribunal federal de Suiza, la máxima instancia judicial, rechazó entregar a Estados Unidos los nombres de empleados de bancos y otros terceros en el marco de la asistencia administrativa solicitada en casos de supuestas evasiones fiscales.

En un auto publicado hoy, el alto tribunal con sede en Lausana confirma la decisión de la Corte Administrativa Federal de no transmitir a EEUU los nombres de empleados de bancos, de abogados y de notarios, indicó la agencia suiza ATS.

La decisión se tomó a raíz de un caso de un expatriado estadounidense que se opuso a la entrega a Estados Unidos de sus datos obtenidos a través de su banco por parte de la Hacienda suiza.

El Tribunal federal reconoce que el rol de terceras personas en la comisión de una infracción, por ejemplo como cómplices o instigadores, puede ser relevante en una disputa fiscal iniciada por Estados Unidos, pero sostiene que su identificación no es necesaria para probar un presunto delito.

En este sentido recuerda que la convención de doble imposición únicamente prevé la asistencia administrativa y no una ayuda en un caso penal contra estas personas terceras.

Por ello determina que, en el caso de un presunto fraude fiscal, se debe determinar concretamente la amplitud de la documentación a entregar a EEUU y limitarla a los hechos descritos en la solicitud de asistencia y a la persona objetivo de la investigación.