Philip Goldberg

LA HABANA, 4 de diciembre.- El Gobierno del presidente Donald Trump nombró al diplomático de carrera Philip Goldberg para encabezar la embajada de Estados Unidos en Cuba, según tres fuentes familiarizadas con el tema, en un momento de gran tensión entre Washington y La Habana.

Goldberg tiene una larga experiencia en varios países y fue calificado el lunes por un asesor del Congreso estadounidense como “profesional y lo mejor de lo mejor”.

Pero su nombramiento podría resultar polémico en La Habana. Goldberg fue expulsado de Bolivia, el aliado socialista de Cuba, en el 2008 acusado por el presidente Evo Morales de fomentar el descontento social.

El nombramiento no ha sido anunciado públicamente. Si es aprobado por Cuba, Goldberg llegará a un momento bajo en las relaciones entre ambos países.

La embajada fue reabierta el año pasado por primera vez desde 1961, como parte de una frágil distensión encabezada por el exmandatario demócrata Barack Obama.

Pero el Gobierno de Trump ha vuelto a asumir una postura hostil frente al Gobierno cubano e impuso nuevas restricciones para viajar y hacer negocios en la isla.

Trump acusó a La Habana de ser responsable de una serie de incidentes de salud que, según Washington, perjudicaron al menos a 22 diplomáticos estadounidenses en Cuba. El Gobierno cubano rechaza las acusaciones.

La embajada de Estados Unidos redujo su personal a un mínimo y suspendió casi todo el procesamiento de visas luego de que el Gobierno de Trump retiró en octubre al 60 por ciento de sus empleados y expulsó a 15 diplomáticos cubanos desde Washington.

El puesto de Goldberg no es un rol de embajador y no necesita ser aprobado por el Congreso estadounidense. No ha habido un embajador desde que la sede diplomática volvió a abrir, luego de que el Senado controlado por los republicanos rechazó al nominado de Obama.

“Designar al embajador Goldberg para encabezar la Embajada de Estados Unidos en Cuba es bastante provocativo desde que fue expulsado de Bolivia”, dijo el profesor de gobierno de la American University William LeoGrande, un experto en Cuba.

“Pero el embajador Goldberg es un profesional del servicio exterior y representará hábilmente las políticas del Gobierno de Trump. El tiempo dirá si se le ha ordenado seguir los pasos de su predecesor (…) o llevar a cabo una política más hostil”, agregó.