San Salvador, 3 Octubre.- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, nominará ante el Senado al coronel retirado Ronald Douglas Johnson como próximo embajador estadounidense en El Salvador, informó hoy la embajada de EE.UU. en el país centroamericano.

“La Casa Blanca ha anunciado la intención del presidente Trump de nominar a Ronald Douglas Johnson como el próximo embajador de Estados Unidos ante El Salvador, como sucesor de la embajadora Jean Manes”, señaló la representación diplomática en un comunicado.

Imagen relacionada

Manes felicitó en sus redes sociales a su probable sucesor en la embajada estadounidense y apuntó que seguirá “en el cargo hasta que Johnson sea confirmado por el Senado”.

Según una misiva de la Casa Blanca, Johnson lleva más de 30 años al servicio del Gobierno estadounidense y su carrera comenzó como oficial del Ejército, del que se retiro como coronel en 1998.

Añadió que el coronel retirado, que también ha formado parte de la “comunidad de inteligencia”, se desempeña actualmente como enlace de ciencia y tecnología entre la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y el Comando de Operaciones Especiales de los Estados Unidos en Tampa, Florida.

“Ha trabajado en una amplia gama de temas regionales, incluidos refugiados, antinarcóticos, contraterrorismo, Derechos Humanos y control de enfermedades de virus tropicales”, reza el comunicado del Gobierno estadounidense.

Johnson se convertiría, de ser ratificado por el Senado, en el primer embajador estadounidense en El Salvador en los últimos años en no ser un diplomático de carrera como Manes o su predecesora Mari Carmen Aponte.

El Gobierno de Donald Trump llamó el pasado 7 de septiembre a consultas a las embajadora Manes por la decisión del Ejecutivo de Salvador Sánchez Cerén de establecer relaciones con China.

“Cualquier país tiene el derecho de tomar sus propias decisiones y muchos países tienen relaciones con China, incluyendo los Estados Unidos, pero también EE.UU. tiene el derecho de analizar estas decisiones”, apuntó Manes este martes en una conferencia de prensa.

Agregó que este “cambio abrupto” de la diplomacia salvadoreña “debe verse en el contexto como la más reciente de una serie de decisiones políticas preocupantes, incluyendo el apoyo continúo a los gobiernos en Venezuela y Nicaragua”.

Explicó, sin entrar en detalles, que durante sus consultas “había una cantidad de opiniones sobre qué medidas tomar, desde cortar toda la ayuda hasta hacer cosas diferentes”. EFE