Miles han salido de Honduras en los últimos 11 días huyendo de la violencia y pobreza y buscan llegar a Estados Unidos para cumplir el “sueño americano”, a pesar de las amenazas del presidente Donald Trump, quien ha advertido que cerrará y militarizará su frontera y que reducirá el apoyo económico a Centroamérica por no detener la caravana.

Según el diario guatemalteco Prensa Libre, la nueva caravana está compuesta por unas 2,500 personas y algunos de sus miembros intentaron ingresar a México la semana pasada pero fueron deportados.

Imagen relacionada

Un migrante, citado por el diario, aseguró que buscarán llegar a México por la ciudad norteña de Petén, a diferencia del primer grupo que lo hizo por el sur generando enfrentamientos con la policía.

Autoridades mexicanas han dicho que no permitirán el ingreso a su territorio de manera irregular pero, tras un periplo de más de una semana, varios lograron entrar a través del río que separa México de Guatemala, reportaron medios locales.

Los gobiernos de Honduras y Guatemala, que organizaron el regreso de unos 2,000 hondureños a su tierra, anunciaron el lunes que cerraron el punto fronterizo de Agua Caliente por la crisis migratoria. Los mandatarios de ambos países han dicho que la “peligrosa” caravana está impulsada con fines políticos.

No hay cifras precisas sobre la cantidad de personas que conforman la caravana, pero las imágenes de medios de comunicación mostraban a miles copando las carreteras de Guatemala y México con bultos, maletas y sus niños a cuestas. De tanto en tanto, algunos avanzaban en camiones y autobuses.

La Casa del Migrante, una organización que atiende en Guatemala a quienes buscan llegar a México o Estados Unidos, dijo que desde que se inició el reciente éxodo han brindado atención médica, psicológica, alimentación y hospedaje a unos 11,000 centroamericanos.

“Están cerrando las fronteras y nosotros abogamos por el derecho humano de migrar. Los gobiernos deben respetar la libre circulación”, dijo el padre Mauro Verzeletti, director de la Casa del Migrante. “Estamos más preparados para la emergencia y aquellos que llegarán también serán atendidos”, agregó a periodistas en Ciudad de Guatemala.

México dijo que, desde el último fin de semana, ha recibido 2,727 solicitudes de refugio, particularmente de niñas, niños y adolescentes y que 495 hondureños decidieron regresar a su país. Reuters