EDITORIAL

La sociedad dominicana ha estado sacudida en los últimos meses por una ola de violencia desproporcionada contra víctimas tan vulnerables como los niños, las adolescentes, las mujeres, y los jubilados, entre otros grupos sociales.

Y en verdad tanto la sociedad como el gobierno debieran estar reflexionando hacia dónde se encamina la República Dominicana, pues bajo las circunstancias actuales es fácil avistar que va rumbo a un estado de barbarie o catástrofe social, que en el futuro pudiera afectar sensitivamente los planes de desarrollo nacionales.

Para citar los casos de las semanas recientes, en las cuales varios jóvenes fueron vilmente asesinados como son Emely Peguero, Fernely Carrión, Rosalinda Yan Pérez y Dioskairy Gómez, se reportan desaparecidos y estos son vivos ejemplos que está desgarrado la conciencia y el corazón de todos los dominicanos dentro y fuera del país.

Estos hechos abominables, entre otros, son el reflejo de una sociedad enferma y que aparenta (sin intenciones) abandonada a su suerte, con debilidades en algunas instituciones gubernamentales cuyas ejecutorias no reflejan resultados positivos en beneficio de los gobernados, ni tampoco está produciendo cambios para un desarrollo efectivo hacia el alto porcentaje de nuestra población jóven y las familias en general. Sabemos que existen 23 Ministerios en la administración pública., pero algunos no están siendo funcionales en las actuales circunstancias, y es el pueblo mismo que lo esta sintiendo.

El Presidente Danilo Medina y su vicepresidente Margarita Cedeño de Fernández, primeros ejecutivos del Estado, personas que en algún momento de sus vidas estuvieron en la situación de vulnerabilidad que hoy sufren una gran parte de pueblo dominicano (jóvenes, mujeres, etc), razones por la que estamos sugiriéndoles una evaluación a este estado deplorable de la sociedad dominicana y anteponer en esta circunstancia ese ente político, el sentimiento que fluye de ustedes como padre y madre que son ,con sentido cristiano y humano sobre el país que gobiernan y espera de ustedes lo mejor de sus capacidades y talento dirigiendo la nación.

Con las mejores intenciones y el buen sentido de lo nuestra responsabilidad ciudadana con la patria primero y ante todo, recordando la frase “corregir lo que está mal” nos atrevemos a hacerle una propuesta o sugerencia al Presidente Danilo Medina y que detallamos a continuación:

Proponemos que se refundan dos Ministerios, el de la MUJER y el de la JUVENTUD, y se pueden considerar otros para formar el MINISTERIO DE ASISTENCIA Y DESARROLLO SOCIAL . Esos ministerios refundidos más cualesquier otra dependencia del Estado mediante un trabajo bien planficado podría servirle mejor al pueblo como lo estamos planteando con detalles concretos.

Proponemos que a ese MINISTERIO DE ASISTENCIA Y DESARROLLO SOCIAL se le otorgue la misma importancia que tiene un Gobernador y que el trabajo y planes de acción se implemente simultáneamente en todas las 32 Provincias nacionales. Así se atenderían mejor la asistencia y desarrollo social para:

– La juventud
– La Mujer
– Los discapacitados
– Los Retirados y/o Jubilados
– Los envejecientes

Ese MINISTERIO tendría por objetivo el contribuir en el diseño y aplicación de políticas, planes y programas en materia de desarrollo social, especialmente aquellas destinadas a erradicar la pobreza y brindar protección social a las personas o grupos vulnerables, promoviendo la movilidad e integración social.

Proponemos que los ministerios a refundir sean el de la Juventud y de la Mujer y se agregue cualquier otro o dependencias cuyo trabajo sea de afinidad a los mismos propósitos.

Con éste MINISTERIO DE ASISTENCIA Y DESARROLLO SOCIAL el gobierno se ahorraría muchos recursos que se pierden por la duplicidad de gestión que existe actualmente y hasta cierto nivel, rebaja la calidad de servicios puesto que cada dependencia espera que la otra haga el mismo trabajo en la práctica, y eso todos lo reconocemos que está MAL.

Sabemos que la sociedad civil como los diferentes grupos religiosos estarían dispuestos a colaborar con un Ministerio gubernamental como el de ASISTENCIA Y DESARROLLO SOCIAL, y sin necesidad de incrementar puestos de empleo ni complicar la burocracia en el Estado.

La propuesta está lanzada, llena de las mejores intenciones de dominicanos que observamos la posibilidad de que las autoridades actuales puedan empujar unas políticas y recursos más efectivos destinados directamente al beneficio de ese alto porcentaje de la población que tiene esperanzas de mejorar su calidad de vida y acceder a oportunidades de desarrollo.

Entre RECTIFICAR y dejar que llegue una BARBARIE en los momentos actuales, todas las posibilidades están abiertas.